Por Rita María Godoy

Divina Comedia — Dante

Todos nos hemos preguntado alguna vez qué pasa cuando morimos, ¿a dónde vamos? ¿Volveremos  a ver a los que queremos?

La Divina Comedia nos presentaba ya hace mucho tiempo, una visión cristiana de la escatología (el más allá), enfatizando en la intercesión de la Virgen María para salvarnos del poder del maligno, en una no tan descabellada y enternecedora visión.

Pues platicando con un sacerdote he resuelto algunas de estas dudas y deseo compartirlas con ustedes. Basándose en discursos y homilías de Juan Pablo II, el padre me dijo lo siguiente:

Cuando morimos se separa nuestra alma de nuestro cuerpo material, el alma sufre entonces el juicio particular y si hemos sido buenos ésta va al cielo o paraíso, que no es un lugar material sino un estado espiritual de paz y felicidad, caracterizado por estar en la presencia de Dios (Visión Beatífica).  Así permanecemos hasta el día del juicio final, en que ocurrirá la Parusía (segunda venida de Jesús) y tras él; vamos a la Jerusalén Celestial o Jardín del Edén donde adquiriremos finalmente nuestro cuerpo glorioso. “Más tarde, al final de los tiempos, Él resucitará nuestro cuerpo” (Catecismo de la Iglesia Católica).

Este lugar si es material, pero no sabemos realmente cómo será o qué se entiende entonces por material. Allí, me ha dicho el padre, gozaremos de Gloria Accidental, lo cual significa que podremos disfrutar de Dios y de lo que más nos gustaba en vida, que sea esencial para nuestra felicidad. De una manera particular, tendremos la playa o a nuestra perrita Cuqui con nosotros. Allí también nos reencontraremos con todos los cariños puros y verdaderos de esta vida y estaremos para siempre juntos y felices.

Y yo me preguntaba cómo puede El Papa saber todo esto, si no está escrito explícitamente en La Biblia; a lo que el sacerdote me ha respondido que nosotros, los católicos no basamos nuestra teología únicamente en la Escritura, como los protestantes que anulan el Magisterio eclesiástico y creen solamente en La Palabra. Nuestras creencias están fundadas en la Tradición Apostólica y el Magisterio de la Iglesia además de en la Escritura; lo cual, implica que el Espíritu Santo ha dado a los sucesores de Pedro la potestad para conocer e interpretar la Palabra de Dios.

Si hemos sido malos, tras el juicio particular iremos al purgatorio o al infierno, según la gravedad de nuestros pecados; veniales o mortales a saber, aquellos actos cometidos en materia grave (los que van contra el primero, segundo, sexto o noveno mandamiento) y con pleno consentimiento y conciencia. Aunque bien es cierto que con la confesión borramos nuestros pecados, la mancha de los mismos si se acumula como una pena temporal que sólo puede ser borrada totalmente con penitencia, oración,  indulgencias y buenas obras.

Tanto el infierno como el purgatorio no son tampoco lugares materiales, sino estados espirituales donde se sufre por estar lejos de la presencia de Dios.

“Un día volverá en Gloria” dicen los ángeles a los apóstoles en el pasaje de la asunción de Jesús en el  Nuevo Testamento, Esto ocurrirá el día del Juicio Final, donde no será alterado el veredicto previo sino solamente serán conocidos públicamente los pecados y también las obras buenas de toda persona, y principalmente se hará justicia a Jesús ante los ojos de los hombres.

Nadie sabe cuándo será el día del Juicio Final, sólo Dios lo conoce, pero eso no sucederá antes que el Evangelio sea llevado a todas las partes del mundo, y los judíos se hayan convertido y aceptado a Jesús.

Aunque debemos esforzarnos en ser buenos por Amor y no por Temor de Dios, bien cabe enfatizar que las dificultades actuales y terrenas no son nada comparadas con la eternidad que nos espera después de la vida tal y como la conocemos y bien vale la pena un rato de mortificación por muy largo que parezca, en pro de un gozo eterno y verdadero.

Así que la próxima vez que atravieses por dificultades, no te preguntes si vale la pena seguir el camino de Dios, créelo por Fe y agárrate fuerte de la mano de María!

53 Respuestas para “¿A dónde vamos cuando morimos?”

  1. cecilia dice:

    Hola Rita,
    Me llamo Cecilia y hace mes y medio fallecio mi hermano en un accidente tragico. Mi padre se salvo de milagro el era el que iba manejando. Otro hermano tambien se salvo. Ahora lo que corre por mi mente todos los dias desde que esto paso es porque no le hicimos caso a mi hermano cuando nos contaba a mi y a mi madre que el habia sido embrujado. El nos conto que le habían dicho unos curanderos llamados los hermanos Abram que si no se hacia la limpia que no iba llegar mas alla del mes de mayo. No se hizo la limpia le estaban cobrando 4,000 dolares. Cada vez que nos decia de que iba tener un accidente le deciamos que no creyera en esas cosas. El cambio mucho los últimos meses empezo a rezar leer la biblia.Era como si se estubiera preparando para la muerte. Rita fue coincidencia que halla muerto en un accidente en el mes de mayo. O realmente si existe la brujeria. Cree que mi hermano si se gano el cielo con los cambios que llego hacer en su vida. Muchas gracias,
    Cecilia

  2. Hola Rita!te agradezco infinitamente lo que escribes, ya que hace exactamente un año un amiguito de mi hijo fue secuestrado y asesinado, a partir de ese dia no dejo de pensar en el y de pedirle a Dios que un dia me deje volver a verlo. El era un niño muy bueno y muy amado por todos porque su forma de ser era muy particular un ser de luz alegre compasivo estudioso buen amigo y yo lo queria como si fuera de mi familia. Hace algunos meses en una platica en la iglesia alguien dijo que aunque un dia yo muera y vaya al cielo jamas lo volvere a ver por que cuando estas ante la presencia d Dios ya no reconoces a tus seres amados y eso me causo una profunda tristeza , pero ahora que leo tus palabras mi corazon se llena de alegria y se enciende mas mi fe.Dios te bendiga

  3. Luis Sued dice:

    Hola Rita,Me llenó de paz tu post. Papá Dios respondió muchas de mis questionantes a travéz de tu post. Dios te Bendiga!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>